18 de agosto de 2020
Dentobac

Como evitar la placa y el sarro dental

La placa dental es una capa pegajosa de color amarillo que se adhiere a los dientes. Está formada por restos de comida, células que se desprenden de las encías y bacterias. El sarro es la placa dental que al llevar mucho tiempo sobre los dientes se endurece debido a que en ella se acumulan minerales que se encuentran en la saliva.

Es normal que durante cada comida se queden restos de alimento. Una dieta rica en fibra como la que encontramos en frutas y verduras nos ayuda a eliminar mientras comemos los restos de alimentos. Por otro lado, una dieta blanda y baja en fibra, como panes, papitas y demás comida chatarra favorece a la acumulación de restos de comida en los dientes.

Cuando la boca tiene mal posiciones dentales es más fácil que se acumule la placa debido a que hay espacios muy pequeños por donde es difícil que las cerdas del cepillo entren para eliminar los restos de comida. En cambio, cuando los dientes están alineados y en su posición correcta, la eliminación de restos de comida es mucho más fácil.

La forma más sencilla y económica de evitar la acumulación de placa y sarro es con una buena higiene dental. Esta se compone de varios procedimientos que son:

  1. Cepillado dental: El cepillado debe hacerse 3 veces al día, con un cepillo suave o ultrasuave y acompañado de pasta dental. Es recomendable que la pasta dental que utilicemos contenga flúor y otros ingredientes como la clorhexidina que ayudan a disminuir la cantidad de bacterias, como Dentobac.

 

  1. Uso de hilo dental: se debe realizar por lo menos una vez al día. Se recomienda un hilo sin cera, en forma de cinta. Debe pasarse entre todos los dientes.

  1. Uso de enjuague bucal: el enjuague bucal sirve para llevar el flúor a lugares donde el cepillo no llega y a eliminar las bacterias existentes.

Es importante realizar visitas periódicas al dentista, cada 6 meses o por lo menos 1 vez al año, para realizar una limpieza dental profunda donde se elimine el sarro y la placa acumulada que ya no es posible eliminar en casa con el hilo o el cepillo.

Cuando tienes placa o sarro acumulado en los dientes la superficie se vuelve porosa y eso ayuda a mayor retención de placa que a futuro se va a convertir en sarro. Por esta razón, es importante mantener tus dientes limpios, tener una dieta alta en fibra natural y acudir al dentista por lo menos una vez al año.